News / Noticias / Ebola

Sí, manquedad mental en México
El autor de este trabajo aconseja a la senadora Dolores Padierna que no
se le ocurra la idea de irse a vivir a Cuba
Félix Luis Viera, México DF | 14/09/2015 10:51 am

La vieja política mexicana (que no es lo mismo que una política vieja),
Dolores Padierna, senadora de México por el ya desacreditado hasta la
saciedad Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyas filas han
mermado al extremo de que su fundador, Cuauhtémoc Cárdenas, así como uno
de sus miembros más relevantes, Andrés Manuel López Obrador, han
renunciado al mismo…, se ha expresado —Padierna, decía— de hermosa sobre
el héroe/espía cubano René González, quien ha visitado la semana pasada
el Senado del país azteca.
Ella fue la encargada de pronunciar las palabras de bienvenida para
González en el Senado. Un gran acierto del pleno senatorial.
Un gran acierto porque, en realidad, sería difícil hallar en esta
instancia otra persona que se arrebolara a tal extremo con la presencia
de González y que, asimismo, le dedicara tan bellas palabras como lo
hizo la señora Padierna, defensora hasta la obsesión, entre otros logros
de la humanidad, del castrismo y el chavismo.
Cuando era Secretaria General del PRD, durante una reunión en México de
las fuerzas de izquierda para apoyar al “bolivarianismo”, puesto que se
acercaban las elecciones en Venezuela, la señora Padierna, mediante más
bien un estertor, exclamó: “¡Hugo Chávez!, ¡tu victoria será nuestra
victoria!”. (Es decir, la victoria de México, debemos entender.) En la
misma alocución, la senadora se refirió a la desinformación existente
sobre “la realidad cubana”.
El esposo de la señora Padierna, René Bejarano, también un viejo
político mexicano y también militante del PRD, hace unos años fue
grabado cuando recibía, de un magnate, montones de fajos de billetes,
que tantos eran —los fajos— que no le cupieron en el maletín que llevaba
y se apuró a introducirlos precipitadamente en cualquier bolsillo que
hallase en la ropa que llevaba puesta.
Hay otras expresiones de la senadora Padierna que dan fe de su potencia
mental, de su profundidad intelectual, de su conocimiento de la política
regional.
Por ejemplo, hace algo más de par de años, en abril de 2013, ella
expresó que el “proyecto bolivariano en Venezuela… ha sido exitoso aquí,
en Ecuador, en Argentina, en Brasil, en Bolivia, en varios lugares, y lo
queremos también para México”.
Como suelen expresarse los comunistas, ella dijo “lo queremos”, sin
saber quiénes son esos “lo queremos”.
Esto lo dio a conocer la senadora luego de su regreso de Venezuela unos
días antes.
“Habemos (sic) muchos Chávez”, afirmó entonces y argumentó su deseo de
un destino bolivariano para México, porque este modelo “consiguió
eliminar la pobreza, sacar de la pobreza a millones de personas y hay un
proceso muy importante”.
Pero los periodistas, los periodistas… Pues nada… que mientras afirmaba
lo anterior en el Senado de la República, los reporteros pudieron
admirar que la incansable luchadora por la igualdad social, portaba un
bolso de mano de la marca italiana Coccinelle; los modelos de Coccinelle
costaban entonces de 480 a 800 euros.
Una cifra infartante para cualquiera de los tantos, o tantas, pobres del
país azteca.
Así la situación, nadie debe asombrarse de que Dolores Padierna, en sus
palabras de bienvenida, entre otros logros retóricos, haya afirmado del
espía cubano González:
“Este injusto e inmoral proceso penal que se llevó a cabo en Miami
contra los cinco supuestos antiterroristas cubanos (sic) aprehendidos en
1998; dadas las irregularidades jurídicas y violaciones al debido
proceso, el manejo arbitrario a las acusaciones en su contra, las
monstruosas y desproporcionadas condenas que recibieron, la
imposibilidad de defensa jurídica en las diferentes instancias legales y
el cruel e inhumano trato recibido en la prisión dejaron al descubierto
que en Estados Unidos por presiones de grupos extremistas de Florida se
torció el derecho y se echó a andar una venganza en contra de cinco
jóvenes cubanos que en defensa de su patria permanecieron presos durante
muchos años”.
Bueno…, si ponemos fuera los elementos “Florida”, “Miami” y otros del
párrafo anterior, uno creería que la senadora de izquierda se está
refiriendo a los tantos cubanos que han sido condenados, solo por
expresarse pacíficamente contra la dictadura o por “delitos contra la
seguridad del Estado”, mediante juicios sumarísimos, fusilamientos
incluidos.
Y todavía más piensa uno que la señora Padierna está citando al
castrismo, cuando afirma: “las irregularidades jurídicas y violaciones
al debido proceso, el manejo arbitrario a las acusaciones en su contra,
las monstruosas y desproporcionadas condenas que recibieron, la
imposibilidad de defensa jurídica en las diferentes instancias legales y
el cruel e inhumano trato recibido en la prisión”.
Lo digo porque así suelen ser los juicios contra los disidentes en Cuba.
Baste recordar la llamada Primavera Negra, cuando 75 cubanos que
únicamente optaban por el derecho a expresarse (el mismo del que hoy
goza la ciudadana Padierna), fueron objeto de “irregularidades jurídicas
y violaciones al debido proceso, el manejo arbitrario a las acusaciones
en su contra” y recibieron en prisión “un trato cruel e inhumano”, lo
cual consta en no pocos documentos y testimonios.
Y sumamos. Hoy en la Isla se encuentran tras las rejas otros ciudadanos
por la misma razón: expresar pacíficamente su desacuerdo con el
gobierno; lo cual, claro, no le ha ocurrido a la ciudadana Padierna
cuando ha criticado con fuerza sublime al gobierno de su país. Hay
diferencia, ¿verdad?
Debemos aconsejarle a la senadora Dolores Padierna que no se le ocurra
la idea de irse a vivir a Cuba. Pues puede ocurrir que su espíritu
combativo la lleve a unirse a esas mujeres, que allá, salen a protestar,
en silencio, llevando como única arma un gladiolo en alto.
¿Se imaginan a la señora Padierna, con bolso Coccinelle y todo,
golpeada, arrastrada por las calles, lanzada a una mazmorra por delito
tan grave como ese?
En otras líneas de su alocución, la senadora mexicana afirma que “Esta
injusticia generó, la (sic) quizá una de las condenas de solidaridad más
grandes de la humanidad”.
Exagera, exagera la camarada Padierna. Como lo hacen los izquierdistas
cuando quieren halar para sí.
No me voy a perder en detalles, pero ahora mismo pasan por mi mente
innumerables campañas, en favor de uno y otro bando o de una u otra
persona, mucho mayores que la llevada a cabo para “La liberación de los
Cinco”, que por cierto, no hay que ser espiritista para descubrirlo,
tuvo un alto costo económico para la tiranía; incluido el cabildeo, que
también cuesta plata.
Afirma además Dolores Padierna en su discurso para dar la bienvenida al
Senado mexicano al héroe/espía cubano:
“Hoy, nos congratulamos en tener aquí a Rene González y hemos conocido
al resto de los cinco en plena libertad y nos da mucha emoción saber que
están ya libres en su patria”.
Lástima, señora Padierna, que no pocas madres, hijos, esposas, hermanos
de cubanos no puedan decir lo mismo de sus familiares presos en las
celdas del castrismo.
En este mismo sitio publiqué el pasado 9 de septiembre, un texto
titulado “Como si los mexicanos fuesen mancos mentales…”. Claro, ningún
pueblo es perfecto; siempre puede aparecer alguno, o alguna, con estas
características.
Ya ven. Así van las cosas.

Source: Sí, manquedad mental en México – Artículos – Opinión – Cuba
Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/si-manquedad-mental-en-mexico-323615

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *