News / Noticias / Ebola

Hay muchos ciegos en Jaimanitas
[12-06-2015 03:00:58]
Frank Correa

(www.miscelaneasdecuba.net).- Para un pueblo tan pequeño como
Jaimanitas, 23446 habitantes según el censo del año pasado, el número de
ciegos que habitan su territorio es alto, en relación con la media
universal por cada cien mil habitantes: 0.8 por ciento.
En un trabajo investigativo realizado en las dos circunscripciones que
componen Jaimanitas, nos apoyamos en datos aportados por el Policlínico
y en un recorrido por las calles visitando las viviendas y constatamos
veintidós casos entre ciegos y débiles visuales.

En el callejón de Jaimanitas se contabilizaron doce casos. Cuatro
ciegos, dos con estrabismos y seis con miopía de diferentes grados.

Conocimos allí a un ciego peculiar, que aunque no ha podido ver nada en
toda su vida, consiguió fundar una familia y construir una casa de
mampostería, que ha enrejado completamente para mayor seguridad.
Mantiene una oficina de agente por cuenta propia de ETECSA, donde vende
tarjetas prepagadas, recarga de celulares, venta de baterías, cargadores
y audífonos, además puede dilucidar con el tacto si la moneda es
nacional o cuc, y hasta logra discernir las denominaciones de los billetes.

–Intuición de ciego –me dice –. Pero sobre todo mucho entrenamiento.
Por el tono de voz y las frases descubro si la persona es decente o
tránsfuga, si viene con buenas o malas intenciones.

Existe otro ciego en la calle 232 cuya enfermedad fue provocada por la
ingestión de pescado ciguato, una picúa de veinte libras que también
dejó secuelas permanentes en su locomoción y la caída del pelo. De un
activo funcionario de empresa pasó a ser un ermitaño, y pocas veces sale
de su cuarto.

–La prueba del gato y las hormigas para detectar la ciguatera no es
para nada confiable –dice con voz triste, como enviando un mensaje –.
El pescado es un alimento muy peligroso. Ahora se ha perdido hasta del
Mercomar, pero para mí está perdonado.

Otro ciego que resultó de interés en nuestro trabajo es Fallula,
vendedor ambulante de confituras, quien se ha convertido en parte del
folclor del pueblo, con su paso lento ayudado de un bastón va
pregonando: ¨ ¡Africanas traídas de África…! ¡Caramelos sin ébola…!¨.

Fallula busca la confitura en la fábrica La estrella, situada en el
Cerro. La compra a precio de ¨empleado¨, y la revende a precio de
estado, puerta por puerta. Dice que se levanta de madrugada todos los
días y realiza el trayecto en la 191 hasta el paradero de Playa y de
allí en la 69 hasta el Cerro, en ómnibus atestados donde siempre se
agencia su asiento de ciego.

Con este negocio sustenta su comida del día, su caja de cigarros y el
dinero para jugar ¨bolita¨, su entrada adicional, ha tenido suerte
muchas veces. ¨En mi trayecto diario me engancho del brazo de cualquiera
para que me cruce la calle, o me avisen cuando hay un poste en el
camino, o un bache. Voy pidiendo números a los niños y a las mujeres
embarazadas, son las personas que dan más suerte en el mundo¨.

Le pregunto ¿cómo ha podido desempeñar un oficio tan complejo como
vendedor ambulante de confituras, sin ninguna visión? Me contesta que
está obligado a sobrevivir.

–Pero ciegos están todos en este pueblo. Aunque cuentan con el
maravilloso regalo de Dios: la visión, no ven nada de nada. ¿Estás
haciendo un trabajo sobre los ciegos?, pues te cogerá varios años
entrevistarlos a todos. Son muchos. Están en todas partes.

Source: Hay muchos ciegos en Jaimanitas – Misceláneas de Cuba –
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/557a2f4a3a682e0d9067fcd0#.VXqa3_mqqko

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *