News / Noticias / Ebola

¿Qué busca Washington? ¿Qué espera La Habana?
Después de ese paso, los dos países podrían continuar las negociaciones
para resolver algunos de los problemas que han dificultado el diálogo en
las últimas décadas
Redacción CE, Madrid | 22/01/2015 1:01 pm

La primera reunión al más alto nivel, entre los gobiernos de Estados
Unidos y Cuba en décadas, ha despertado gran número de expectativas.
Algunas, en lo referente al tema migratorio, ya ha sido despejadas en
parte: persisten los desacuerdos, aunque ambas partes se apresuraron a
señalar el encuentro como “constructivo”, que en lenguaje diplomático es
una fórmula socorrida para decir que no se logró nada aunque tampoco se
retrocedió o se produjeron pocos avances.
Sin embargo, lo que vendría a ser el meollo de la cuestión comienza a
discutirse hoy, con el encuentro para tratar las condiciones y
posibilidades de la reapertura de las embajadas.
Un reportaje de Thomas Sparrow, corresponsal de BBC Mundo, detalla
algunos de esos puntos. A continuación un resumen de lo que buscan y
esperan ambos países.
La delegación de Estados Unidos que llegó el miércoles a Cuba —la visita
de más alto nivel en 35 años— viene con una clara lista de solicitudes,
pero el éxito de su misión también está rodeada de una dosis
considerable de escepticismo.
Al frente de la delegación estadounidense está Roberta Jacobson,
subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental y por ende la
figura de más alto rango del gobierno de Barack Obama dedicada a Cuba.
Jacobson le presentará a su contraparte cubana, Josefina Vidal,
directora general para Estados Unidos en la cancillería en La Habana,
una serie de peticiones específicas para establecer una misión
diplomática completa en La Habana y continuar así con el acercamiento
anunciado el pasado 17 de diciembre, que tuvo un avance concreto con los
cambios que entraron en vigor la semana pasada.
Entre las propuestas que lleva se encuentran el incremento de personal
diplomático autorizado y su acreditación correspondiente, el acceso de
los ciudadanos cubanos a la misión estadounidense y la eliminación de
restricciones para viajar y acceder a servicios de comunicaciones.
Sin embargo, Jacobson y su equipo reconocen que no tienen muy claro
cuáles serán las peticiones cubanas ni cómo recibirán en La Habana las
de Washington.
“No espero que cerremos todos los temas en esta primera conversación”,
dijo un alto funcionario del Departamento de Estado que pidió mantenerse
en el anonimato para poder hablar abiertamente del tema.
“Esperaría que en esta conversación podamos poner sobre la mesa todos
los temas que nos interesan y todos los temas que interesan al gobierno
cubano, para que sepamos los parámetros bajo los que estamos
trabajando”, agregó en un diálogo con la prensa al que asistió BBC Mundo.
Lo que espera Cuba
Un artículo publicado el miércoles por el diario Granma, el medio
oficial del Partido Comunista de Cuba, cita una fuente del Ministerio de
Relaciones Exteriores que califica el proceso de negociaciones de “largo
y complejo”.
El texto ofrece la posición cubana respecto a varios puntos que se
tratarán en las reuniones de esta semana:
Restablecimiento de relaciones diplomáticas: “La delegación cubana
enfatizará en que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y
la apertura de embajadas en ambas capitales deberá basarse en los
principios del derecho internacional refrendados en la Carta de las
Naciones Unidas y en las Con­ven­ciones de Viena sobre Relaciones
Diplo­máticas y Relaciones Consulares”, señala la fuente diplomática
citada por Granma. “Resulta un contrasentido que restablezcamos
relaciones mientras Cuba continúe injustamente en la lista de estados
patrocinadores del terrorismo internacional”, agrega.
Derechos humanos: Cuba, apunta Granma, “reiterará la propuesta que hizo
el año pasado al gobierno de EE.UU. de sostener un diálogo respetuoso
sobre bases de reciprocidad en lo referido al ejercicio de los derechos
hu­manos”. “Existen preocupaciones legítimas sobre el ejercicio de los
derechos humanos en Estados Unidos y situaciones que se dan en ese país
que no suceden en el nuestro”, añade.
Misión diplomática
El objetivo de este viaje es “comenzar a ponerle carne a los huesos”, le
dice a BBC Mundo Cynthia Arnson, la directora del programa de América
Latina del Wilson Center, un centro de estudios en Washington.
Arnson explica que el viaje de Jacobson no habría podido realizarse sin
la reciente liberación de 53 activistas de oposición cubanos, que formó
parte del acuerdo de normalización entre los dos países.
“Ahora que esto ya ocurrió, el Departamento de Estado está en una
posición de seguir adelante y empezar a dar los pasos necesarios para
implementar los compromisos que Estados Unidos y Cuba dijeron que
tendrían”, añade.
Aunque el tema central de esta primera visita será cómo convertir la
Sección de Intereses en La Habana en una embajada como las que hay en
otros países del mundo, se cree que se hablará del incremento de la
cooperación bilateral en áreas como proyectos antinarcóticos o el
combate al ébola.
Washington ha sugerido que espera que el acercamiento se solucione en
cuestión de meses y tras pocas conversaciones.
De acuerdo con Jason Marczak, experto en América Latina del Atlantic
Council, en Washington, esto no tiene por qué ser un proceso lento,
porque se trata de discutir principalmente tecnicismos.
“Estructuralmente todo está ahí, nada debe ser construido, y es cuestión
de asegurar todos los temas aburridos que forman parte de la diplomacia
y en los que uno no piensa, pero que son cruciales para abrir una
embajada”, le dice a BBC Mundo.
Después de ese paso, los dos países podrían continuar las negociaciones
para resolver algunos de los problemas de fondo que han dificultado el
diálogo en las últimas décadas.
Diferencias
En general, Estados Unidos no ha dado la impresión de ir con muchas
certezas a esta primera sesión en La Habana. Más bien da la impresión de
que va a evaluar la situación y a sentar las bases para lo que puede
venir después.
En el diálogo con el funcionario estadounidense incluso se mencionó la
posibilidad de un viaje en el futuro del secretario de Estado a La
Habana, pero quedó claro que eso dependerá de cómo avance esta primera
reunión.
“Simplemente no sabemos qué puede poner la contraparte en la mesa”,
enfatizó el funcionario.
Washington ha explicado, además, que el desarrollo del diálogo con Cuba
radicará en buena medida en cómo reaccionen las autoridades en La Habana
y cuál sea su “tolerancia” a lo que propongan los estadounidenses.
Uno de los temas en discordia es el de los derechos humanos. En ese
sentido Washington espera presionar a Cuba para que respete los derechos
de sus ciudadanos a manifestarse pacíficamente.
Por otro lado, como dice Marczak, también puede haber dificultades por
las demandas que le presente Cuba a Estados Unidos, ya sea sobre sus
programas democráticos en la isla o la prisión de Guantánamo, por ejemplo.
“Cosas como estas continúan dominando sustancialmente la agenda y son
puntos reales de disputa”, dice.
Por estas diferencias, es difícil saber si esta primera prueba entre los
dos países traerá resultados concretos y servirá para abonar el terreno
hacia la normalización de las relaciones.
Jason Marczak dice que es importante tomar este viaje como un primer paso.
“Estamos en un punto de construir las relaciones. No podemos esperar que
todas las reuniones terminen sin un obstáculo”, concluye.
“No se puede eliminar medio siglo de desconfianza en un mes”.
Lo que discutan finalmente las dos delegaciones podría conocerse el
viernes, cuando está previsto que Jacobson dé una rueda de prensa en La
Habana.

Source: ¿Qué busca Washington? ¿Qué espera La Habana? – Noticias – Cuba
– Cuba Encuentro –

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *