News / Noticias / Ebola

España y un difícil acercamiento a Cuba
noviembre 26, 2014
Por Isaac Risco

HAVANA TIMES (dpa) – “Este viaje se inscribe en la normalidad de las
relaciones bilaterales”, aseguró José Manuel García-Margallo al dejar La
Habana, pero las circunstancias en las que el ministro de Exteriores
español cerró su visita a Cuba indican que ambos países están aún lejos
del acercamiento buscado por Madrid.

García-Margallo, el primer ministro del gobierno conservador de Mariano
Rajoy que visita la isla, no fue recibido el martes por el presidente
Raúl Castro, tal y como esperaba la delegación española. El encuentro no
estaba confirmado en la agenda oficial, como es habitual por parte de
las autoridades cubanas, pero su contraparte confiaba en que tuviese lugar.

Raúl Castro se reunió en 2010 en La Habana con el antecesor de
García-Margallo, el socialista Miguel Ángel Moratinos, y suele ejercer
directamente de anfitrión para visitantes más afines al castrismo.

Al actual jefe de la diplomacia española lo recibió en cambio el “número
dos” del gobierno, el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, y su homólogo en
la cartera de Exteriores, Bruno Rodríguez, aunque sólo el último día de
su visita. García-Margallo llegó en la tarde del domingo a La Habana y
se marchó el martes.

Su visita, la primera de un titular de Exteriores español desde 2010,
generó grandes expectativas porque tuvo lugar justo mientras Cuba
negocia con la Unión Europea (UE) un acuerdo sobre “diálogo político” y
“cooperación”, que no prevé prerrogativas comerciales, pero que sí
podría poner fin a la llamada “posición común” europea.

La “posición común”, impulsada en 1996 por el gobierno conservador de
José María Aznar, que designó a Rajoy como su sucesor, condiciona hasta
hoy las relaciones de la UE a una mejora en la situación de los derechos
humanos en la isla. La visita a Cuba de un compañero de partido de Aznar
parecía escenificar el fin de esa política para Madrid.

Pese a que el Partido Popular (PP) de Rajoy fue muy crítico con la
política de diálogo con Cuba del anterior gobierno del socialista José
Luis Rodríguez Zapatero, España, al igual que otros países europeos,
aboga desde hace un tiempo por una mejora de las relaciones con La
Habana. En los últimos tiempos ya visitaron la isla los titulares de
Exteriores de Francia y Holanda.

García-Margallo se fue de la isla sin responder a la prensa, aunque se
permitió tocar algunos temas considerados más espinosos en las
relaciones en Cuba como la situación de los disidentes y pidió más
velocidad en las reformas económicas de mercado en la isla.

“España desearía un ritmo más rápido en las reformas económicas
iniciadas en Cuba, que den más margen, un margen mayor a la iniciativa
privada y a la inversión extranjera”, comentó.

En su encuentros con las autoridades cubanas, también intercedió por que
las decenas de presos políticos liberados en 2010 y exiliados en España
puedan visitar la isla.

“He pedido a las autoridades cubanas que se autorice a viajar a Cuba a
las personas excarceladas en 2010 y 2011 en el marco de los acuerdos
entre la Iglesia y el gobierno de Cuba, que actualmente se encuentran en
España”, dijo al leer su declaración final, después de la cual no quiso
responder preguntas.

El gobierno de Zapatero medió en 2010 con éxito para que el gobierno
castrista liberara a opositores del llamado “Grupo de los 75?,
encarcelados durante la ola de arrestos de la “primavera negra” de 2003.
El acuerdo alcanzado entonces por Moratinos permitió a la mayoría
exiliarse en España.

Más llamó la atención el lunes que García-Margallo, tras su encuentro
con empresarios españoles y con el ministro de Comercio Exterior,
Rodrigo Malmierca, entre otros funcionarios cubanos, pronunciara un
discurso claramente político sobre la Transición Española en el
Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana.

El ministro español elogió el multipartidismo y la alternancia política,
y defendió las libertades de prensa y libre asociación.

El acercamiento político con Cuba no parece ahora fácil para España, que
espera que la isla se convierta con hasta 400.000 nacionalizados en el
segundo país americano con el mayor número de españoles en virtud de la
Ley de la Memoria Histórica de Zapatero. La ley otorgará la nacionalidad
a numerosos descendientes de españoles en la isla.

España espera aún convencer a Raúl Castro de que asista a la Cumbre
Iberoamericana de Veracruz en diciembre. “Cuba juega un papel esencial
en la comunidad iberoamericana de naciones, y su presencia en Veracruz
al máximo nivel, (a través) del presidente Raúl Castro, es importante”,
dijo García-Margallo, que agradeció de paso a La Habana sus buenos
oficios en el proceso de paz colombiano y su aporte en la lucha contra
el ébola.

Source: España y un difícil acercamiento a Cuba – Havana Times en
español –

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *